Skip to content

Tibial posterior

terapias de tendon

El músculo tibial posterior es un músculo particularmente importante en los corredores, ya que se usa en la flexión plantar del tobillo (apuntando los tobillos / dedos de los pies hacia abajo) e invierte el tobillo (rodándolo hacia adentro). Más importante aún, su función es apoyar el arco del pie. La lesión de este músculo es común en los corredores, así como en los que practican deportes, como el baloncesto, que implican un alto impacto en el pie. Se puede asociar con una caída o, en general, puede desarrollar horas extras dependiendo de sus factores de riesgo y la tensión que ha tomado su pie.

Por lo general, PTTD comienza como una lesión por uso excesivo. Es casi siempre de naturaleza progresiva. Comienza con dolor en el tobillo y luego progresa a una condición más grave, como una caída del arco. Cuando no se trata, esto puede causar un pie plano adquirido por un adulto. Un arco caído también es una causa común de fascitis plantar.

Disfunción del tendón tibial posterior

El tendón tibial posterior proporciona soporte al arco del pie y proporciona estabilidad al caminar. También conocido como tendón tibial posterior, une el músculo de la pantorrilla a los huesos del interior del pie. El tendón se encuentra en la parte posterior de la pierna y pasa por debajo del botón interior del hueso del tobillo (maléolo medial) y luego se inserta en un hueso pequeño en el arco del pie llamado escafoides. El tendón tibial posterior ayuda a invertir el pie (da vuelta al pie). La lesión por tendinitis tibial posterior puede implicar inflamación, estiramiento excesivo o incluso rotura del tendón.

Síntomas de la lesión del tendón tibial posterior

Dolor o sensibilidad ocurre en el interior de la espinilla, el tobillo o el pie. Por lo general, el dolor empeora con la actividad de cargar peso, como caminar, pero permanecer de pie durante períodos prolongados también suele ser doloroso.

La hinchazón se ve a lo largo del tendón hacia el pie, que a menudo se puede ver como un cordón grueso cuando el pie se gira hacia adentro.

En casos de larga data, el arco a lo largo del pie interno se colapsará gradualmente, y cuando esto ocurra, el pie parecerá estar plano a medida que el tobillo rueda y los dedos de los pies se vuelven hacia afuera. Esto se llama pie plano adquirido, y es bastante diferente de las personas que nacen con pies planos.

La persona no podrá levantar el talón y ponerse de puntillas en el lado afectado.

Causas

La lesión del tendón tibial posterior puede ser el resultado de un uso excesivo del tendón o de un incidente específico, como una caída. Las lesiones repentinas generalmente ocurren en atletas por una lesión distinta, pero pueden ocurrir como una lesión por uso excesivo en personas con mala alineación de las extremidades inferiores. La disfunción generalmente ocurre en personas mayores, particularmente en mujeres, y es progresiva. El uso excesivo puede deberse a caminar, correr, caminar, subir escaleras o deportes de alto impacto, como el tenis y el baloncesto.

Diagnóstico

El diagnóstico a menudo es posible solo a partir de los signos y síntomas y un examen físico, pero a veces se necesitan imágenes, como rayos X, ultrasonido o resonancia magnética para evaluar la lesión o descartar otras afecciones. Su médico deportivo o cirujano ortopédico debe realizar la evaluación e investigaciones apropiadas.

Tratamiento para la lesión del tendón tibial posterior

El tratamiento inicial puede incluir el régimen de RICE:

  • Descanso
  • Hielo
  • Compresión
  • Elevación de la extremidad afectada.

Con frecuencia se requieren medicamentos antiinflamatorios para reducir el dolor y la inflamación.

A veces, se necesita una bota para caminar durante unas semanas para descansar el tendón. A menudo, usar zapatos con cordones de apoyo como un zapato para correr es útil para reducir los síntomas.

Es posible que se necesiten dispositivos ortóticos para reposicionar el pie afectado y aliviar la tensión del tendón, y se deben usar en el calzado de soporte.

Los ejercicios para fortalecer el músculo tibial posterior pueden ser prescritos por un fisioterapeuta o un médico deportivo.

Si no se trata, esta lesión puede ocasionar daños irreversibles, como pie plano, artritis degenerativa dolorosa y problemas de movilidad.

En casos avanzados, o aquellos que no han respondido a las medidas conservadoras después de 3 meses o más, se puede recomendar una cirugía.

Las inyecciones de cortisona generalmente no se recomiendan ya que están asociadas con un riesgo de ruptura del tendón.

musculos de pierna

Aductor Mediano